lunes, 31 de mayo de 2010

El evangelio y las matemáticas

A Jesús nadie le enseñó la tabla de multiplicar peces.

Era autómata.

(Evangelio Apócrifo de San Cosme el Disléxico)